">

La máquina ANSTI

Mares cuenta con la tecnología de una de las dos únicas máquinas ANSTI existentes en Europa, que pueden realizar pruebas hasta a 200 m de profundidad.

La máquina ANSTI se utiliza para medir el rendimiento de nuestro regulador, simulando las condiciones de respiración de un buceador bajo el agua; para ello, se tiene en cuenta la profundidad de buceo, la frecuencia respiratoria, la fuerza de inhalación y exhalación y características como el esfuerzo de apertura (cracking effort).

Nuestra máquina de pruebas ANSTI puede alcanzar y realizar pruebas a 200 m de profundidad, algo sin precedentes; alcanza el doble de profundidad que la mayoría de las máquinas utilizadas por la competencia, lo que nos permite probar nuestros reguladores en condiciones impensables para otros. Es evidente que un buceador no se sumerge a dichas profundidades respirando aire, pero poder realizar pruebas a esa profundidad nos proporciona mucha información sobre cómo funcionan al límite nuestros reguladores.

Además, nuestra máquina está equipada de modo que pueda abastecerse con gas de botellas, lo que nos permite certificar nuestros reguladores a 200 m con la mezcla adecuada para esa profundidad, que es TX6,7/83,3, según lo definido por la norma británica BS8547:2016.

La tecnología más avanzada permite a Mares mantenerse a la vanguardia: aumenta el placer del buceo mediante una tecnología superior y un rendimiento avanzado.